martes, 16 de febrero de 2021

La peregrinación de la vida.

La peregrinación de la vida.

A qué lugar viajar, dónde ir... y qué necesidad tengo. Aunque haya viajado poco y hubiera tenido muy poca vida social, podemos ir aprendiendo diariamente a vivir el presente.

La vida es una peregrinación. Vaya donde vaya es única. Como las mujeres prudentes a las necias, yo tengo mi propio aceite y no vale para nadie más. Vea comprarlo a la tienda.

Podemos acompañar, pero cada uno tiene sus herramientas pulidas con el tiempo y en el puzzle no vale cualquier pieza.

Cada vez que entramos en un drama y cómo salimos de él, con la ayuda de Dios, y el acompañamiento de los demás hermanos en Cristo, vivimos el triduo pascual. Donde Dios siempre vence. Y nos enseña cosas nuevas de la vida para poder llegar hasta Él.

Vivimos tantos triduos pascuales como Dios quiere, y duran lo que Dios quiere que hagamos para terminar de pulirnos a su imagen y semejanza... ya que con el pecado original perdimos esa igualdad a Él.

jueves, 14 de enero de 2021

San José, ejemplo de vida

San José trabajó para servir al Hijo de Dios y a su Madre. 


Nada sabemos del producto material de su trabajo, ni nos han llegado los objetos que habrá fabricado o reparado; pero sí conocemos que su tarea sirvió a la obra de la Redención. 


José enseñó a Jesús el oficio al que dedicó largos años de su vida, y trabajó profundamente unido a quien, ya en esos momentos, nos estaba redimiendo. 


Con su trabajo, edificó el hogar de Nazaret en el que había de crecer Jesús, hogar que es imagen de la Iglesia. 


No desatendió nunca la Familia por dedicarse a su trabajo de artesano, o por el cansancio de la jornada, sino que lo puso enteramente al servicio del Hijo de Dios y de la María Virgen y no les privó de las atenciones propias del cabeza de familia. 


Y su trabajo, lejos de verse empequeñecido por las exigencias que le imponían esas atenciones —viajes, cambios de país y de domicilio, dificultades y peligros— se vio infinitamente enriquecido.


¡Qué gran lección para quienes fácilmente nos dejamos fascinar por el deseo de afirmación personal y por el éxito en el trabajo! 


La gloria de San José fue ver crecer a Jesús en sabiduría, en edad y en gracia, y servir a la Madre de Dios. 


Las horas de esfuerzo continuado del santo Patriarca tenían rostro. 


No terminaban en una obra material, por bien hecha que estuviese, sino en el bien de Jesús y María. Eran cauce para amar a Dios en su Hijo y en su Madre.


Dios nos ha dado también la posibilidad de descubrirle y amarle, sirviendo a la familia con nuestra tarea profesional. 


Muchas personas colocan fotografías de sus seres queridos en la mesa o en el lugar de trabajo, el cristiano pone también algo que le recuerde el sentido divino del amor humano: a veces un crucifijo, o una imagen de la Sagrada Familia, u otro recordatorio oportuno, según el lugar en el que se encuentre, porque si hay amor a Dios entonces se unen familia y trabajo.


Da pena ver personas interiormente divididas, que sufren inútilmente. Las obligaciones familiares les parecen un obstáculo para crecer profesionalmente. Tratan de conciliar multitud de compromisos que no son compatibles y se lamentan de que no tienen tiempo para la familia. Pero tantas veces no es tiempo lo que les falta, sino un corazón ordenado y enamorado. 


El ejemplo de San José puede ayudarnos a todos. El cuidado de la Sagrada Familia y el trabajo de artesano no eran ámbitos incomunicados, sino una misma realidad. El amor a María y a Jesús le llevaba a trabajar, y con su trabajo servía a la Sagrada Familia.

miércoles, 6 de enero de 2021

El quinto rey mago

 Recordando que el quinto evangelio es el que escribimos nosotros cuando conocemos tierra santa en directo, visitando la tierra de Jesús y lo que ello nos dice, entonces nosotros también podemos ser un quinto rey mago.

Cuando leemos o nos cuentan la leyenda del cuarto rey mago, que se quedó por el camino y no llegó a ver al Niño Dios, porque se quedó ayudando a todos los que le pedían ayuda por el camino. Y llegó a conocerle justo cuando le iban a crucificar, y le dijo que cada vez que ayudó a cada uno que se encontraba en el camino, a Él le ayudaba, con Él se encontraba.

Pues 2.000 años después tenemos que ser ese quinto rey mago que cada vez que nos encontremos a alguien que nos pida ayuda podamos ver en él a Jesús, a Dios Niño, que nos quiere y nos necesita como nosotros le necesitamos a Él, como nosotros también necesitamos de ese Alguien que nos acompañe y nos guíe en los senderos de la Vida.

Feliz día de los Reyes Magos o una de las tres Epifanías o manifestaciones del Señor, junto con su Bautismo y las bodas de Caná.


viernes, 11 de diciembre de 2020

Año de San José 2021

 Las seis vías que contempla la Iglesia para recibir la Indulgencia Plenaria en el Año de San José

Desde este 8 de diciembre y hasta la misma fecha de 2021, nos encontramos inmersos en el Año de San José

1607592851314.jpg

Desde este 8 de diciembre y hasta la misma fecha de 2021, nos encontramos inmersos en el Año de San José.Así lo declaraba en las últimas horas el Papa Francisco, cuando se cumplen 150 años desde que San José fuera declarado patrono de la Iglesia Universal.

El Santo Padre describía al padre de Jesús de Nazaret de una manera tierna y conmovedora: “Un padre amado, un padre en la ternura, en la obediencia y en la acogida; un padre de valentía creativa, un trabajador, siempre en la sombra”.

A lo largo de este Año de San José, la Iglesia concederá indulgencias plenarias, siempre y cuando se cumplan una serie de condiciones que establecen la Penitenciaría Apostólica. Así las cosas, las modalidades en las cuales se concederá la indulgencia plenaria en estas tres semanas que restan de 2020 y casi todo el 2021, son las siguientes:

1) Se concede la indulgencia plenaria a cuantos mediten al menos durante 30 minutos la oración delPadrenuestro, o participen en un Retiro Espiritual de al menos una jornada donde se realice una meditación sobre San José”.

2) Aquellos que, siguiendo el ejemplo de San José, realicen una obra de misericordia corporal o espiritual.

3) El rezo del Santo Rosario en las familias y entre los novios.

4) Podrá conseguir la indulgencia plenaria aquel que confíe cotidianamente sus actividades a la protección de San José y cada fiel que invoque con la oración la intercesión del Artesano de Nazaret para que, quien se encuentre a la búsqueda de empleo, pueda encontrar ocupación y que el trabajo de todos sea digno.

5) A los fieles que reciten las Letanías a San José entero o al menos una parte, u otra oración a San José propia de otras tradiciones litúrgicas por la Iglesia perseguida ad intra y ad extra y para el alivio de todos los cristianos que padecen alguna forma de persecución.

6) Recitar cualquier oración legítimamente aprobada o acto de piedad en honor de San José”.


El Decreto finaliza especificando que “en el actual contexto de emergencia sanitaria, el don de la indulgencia plenaria se extiende de forma particular a los ancianos, a los enfermos, a los agonizantes, y a todos aquellos que por motivos legítimos se encuentran imposibilitados a salir de casa, a los cuales, con el alma libre de todo pecado y con la intención de cumplir, en cuanto sea posible, las tres condiciones habituales, en su casa o donde les retiene su enfermedad, reciten un acto de piedad en honor a San José, consuelo de los enfermos y patrono de la buena muerte, ofreciendo con fe a Dios los dolores y sufrimientos de la vida”.

lunes, 7 de diciembre de 2020

¿DE DÓNDE SALIÓ EL IMPOSTOR?

 


¿DE DÓNDE SALIÓ EL TAL “SANTA CLAUS”?


En la antigua Europa, propiamente en las naciones del norte, que hoy son Holanda, Bélgica, Alemania y el norte de Francia, nació una tradición católica, en la cual se celebraba a San Nicolás de Bari cada 6 de diciembre, dándoles regalos a los niños.  Esta práctica se hizo para recordar el carácter dulce del Obispo de Bari con los niños, a quienes siempre evangelizaba con amor e infinita paciencia.


Los regalos les eran entregados a los niños ya fuera en la víspera del 5 de diciembre, o bien en la mañana del 6.  Es decir que la tradición de intercambiar regalos en 25 de diciembre no existía, sino que se hacía el 6, y los regalos eran para los niños solamente.  La tradición se mantuvo durante siglos, hasta que llegó la “reforma” protestante en el siglo XVI.  Ahí fue cuando se prohibió toda clase de celebración cristiana, con lo cual se suprimieron las festividades a los santos, entre ellas la del Obispo de Bari.


Durante ese tiempo de persecución contra la Iglesia, oficialmente no se celebraba a San Nicolás como se había hecho durante más de diez siglos.  Algunas familias lo hacían en secreto, para mantener viva la tradición.  Fue entonces que, dado el gran arraigo de la fiesta de ese santo, se dio por celebrar a Sinterklaas, San Nicolás en holandés. De ahí surge "Santa Claus".  Pero ya no se trataba de la fiesta del Obispo de Bari, sino que de un personaje distinto, usando el mismo nombre, Sinterklaas, pero que ya no guardaba relación alguna con la fiesta cristiana.  Uno de los cambios que aplicaron fue el cambiar las vestimentas de Santa Claus, para que no se viera como un obispo católico, sino que como otro personaje totalmente desconectado de la Iglesia Católica, vestido con simples ropas de invierno.


Tiempo después, en el siglo XIX, a la fiesta del personaje se le agregaron otros elementos que lo alejaban aún más del cristianismo, como su transporte en un barco proveniente de España, o Pedro el Negro (Zwarte Piet), que no es un único individuo, sino que son un equipo de “ayudantes” de Santa, que se suben a las chimeneas, para escuchar y averiguar cuáles niños se han portado bien y cuáles mal.  O sea que es un equipo de Pedros.


Otro cambio fue el fomento del intercambio de regalos el 25 de diciembre, lo cual se hizo como un intento de borrar de la memoria cristiana la tradición de celebrar al Obispo de Bari el 6 de diciembre. El elemento del intercambio de regalos ha causado que hoy la navidad sea una fiesta extremadamente comercializada, lo cual solo sirve para opacar su verdadero sentido cristiano.


Sinterklaas fue exportado a otros países, y así fue como llegó a Estados Unidos de América, donde su nombre se adaptó al inglés, llegando a ser Santa Claus.  En un principio ni siquiera había un consenso sobre cuál era su aspecto.  Unos lo dibujaban con barba, otros sin barba; unos lo dibujaban con ropajes un tanto similares a los del Obispo de Bari, otros con simples ropas de invierno; unos lo dibujaban como un hombre gordo y de corta estatura, otros casi como un gnomo.  Es obvio que para ese entonces ya no quedaba nada que conectara a Santa Claus con San Nicolás de Bari.


Finalmente, a inicios del siglo XX, una compañía de refrescos por todos conocida, fue la que le dio el aspecto con el que hoy se le conoce al anciano barrigón, de traje invernal en rojo (color oficial de esa compañía), botas y grueso cinturón negros, y abundante barba blanca.  Desde entonces la comercialización de la navidad ha tenido como insignia al anciano barrigón y su característico “jo jo jo”.  Con el tiempo también se ha desarrollado una inmensa parafernalia alrededor de ese personaje, sobre todo en películas y dibujos animados.


Es tan ancho el abismo que separa a Santa Claus del Obispo de Bari que, en donde celebran al segundo, los niños saben que pueden recibir regalos el 6 de diciembre de parte de San Nicolás, y el 25 de parte de Santa Claus.

 

En resumen, le debemos al protestantismo la deformación de San Nicolás de Bari, hasta convertirlo en el actual “Santa Claus”.  Hasta antes de la “reforma” protestante se celebraba la fiesta del Obispo de Bari, y los regalos se les daban a los niños el 6 de diciembre.  Hoy, por el cambio al 25 de diciembre, hecho durante la represión anti católica, y también debido a todas las generaciones que se han dejado llevar, la navidad se ha visto profundamente manchada por el consumismo y por eso, en muchos hogares, “Santa” ha desplazado al verdadero motivo de la navidad: el Niño Jesús.

PORTAL DE BELÉN 5.1



PORTAL DE BELÉN 5.1

F.L.Mirones.


Miren, se acerca de nuevo la Navidad; no "las Fiestas" ni "las navidades", La Navidad, que no es otra cosa que el cumpleaños del Niño Jesús. 


Y como cada año, asistimos al éxtasis de los que parece que más la disfrutan: los odiadores de pesebres.


Oiga, que me parece estupendo que usted sea ateo, agnóstico o seguidor de la Pacha Mama; que odie el turrón, la pandereta que solo menciona junto a la palabra "país", o que para usted una noche buena sea cogerse un pedo de colores. Pero déjenos a los demás que disfrutemos de nuestras costumbres. ¡No nos toquen los belenes!


Europa necesita a la Navidad, una época del año en la que nuestras raíces culturales, por encima de la religión, nos llevan de la mano a los conceptos de familia, hermandad, unidad y paz.


Llama la atención la obsesiva sustitución de los belenes por señores con trineos, la estrella por campanillas y el Niño Jesús por renos.


¿Por qué les molesta tanto un mensaje cristiano que solo habla de un tiempo de renacer, abrazar y amar?.


Miren, crean o no en Dios, reconozcan que como historia de dos mil años de antigüedad, el guion es excelente. Una familia pobre, de una minoría étnica, pero llena de esperanza, que se refugia en una cuadra donde una mula y un buey les dan calor (biocombustible) y comparten protagonismo con ellos. Los animalistas deberían estar encantados. 


Pero los antisistema también. Las fuerzas malvadas del gobernador los buscan, desahuciados, para matarlos. Y es el pueblo, los pastores y agricultores los que los protegen y veneran.

Para el progresismo la escena del Portal de Belén debería ser de obligada veneración.


Tres Magos de Oriente, expatriados, de tres razas distintas, viajan cientos de kilómetros en transporte de emisiones cero para postrarse ante la familia pobre. Sortean los controles anti refugiados para llegar, burlan las fronteras del poder establecido, y les llevan donativos. Para las ONG son el modelo perfecto.


Y ahí los tenemos. Una mujer protagonista, tomen nota las feministas, acosada y maltratada por quedar embarazada de forma misteriosa. Cuatro hombres que la ayudan, animales por todas partes, y hasta un cometa interestelar que les da luz sostenible.


¿Hay alguna historia más moderna e igualitaria que esta?.


Espero no convencerlos, porque corremos el riesgo de que alguno de nuestros directores de cine estrella decida hacer una película sobre la Navidad e introduzca, algunas "aportaciones" de su cosecha en forma de personajes inventados para mejorar la historia.


Entonces introducirían en el guion a un cura drogadicto que mata a la mula y viola niños en el pueblo, o a algún Rey Mago que tiene intereses inmobiliarios en Belén D'Or.


Oiganme, que el Niño Sagrado, ya crecido, acaba por fundar un partido con unos amigos en contra del Imperio. Y los de la corbata de entonces lo quieren destruir; pero el pueblo los sigue. Con su pelo largo (¿llevaría coleta a veces?) celebra cenas en lugares secretos y va juntando a decenas, cientos, miles de seguidores antisistema. Además las celebra con pan y vino, ¡perfecto para veganos!, seguro que ese pan no tenía gluten y el vino era de cultivo ecológico y comercio justo.


¿Será posible que una historia así les moleste a sus propios protagonistas modernos? ,¿no se ven reflejados en ella?.


¿En serio prefieren a un millonario blanco noreuropeo que tiene a cientos de duendes esclavizados en el Polo Norte, trabajando todo el año, y que viaja, con ese sobrepeso, sobre renos maltratados obligándolos a cargar con toneladas de regalos?. ¿Un tipo sospechoso que vive solo y se cuela por las chimeneas de las casas donde hay niños durante la noche?.


Tengo para mi que los anti cristianos de la progresía no se han leído estos dos guiones con una mínima objetividad.


Bueno, pase, libertad ante todo, pero oiga, no me hagan cabalgatas ridículas ni belenes con fotos de señores rarísimos, ¡no me asusten a los niños!.


De modo que, si no les gusta la Navidad, siempre pueden dedicarse a trabajar estos días en los que la vieja Europa se une, que falta nos hace, alrededor de nuestras tradiciones, mercadillos y buenos deseos. Y si no, pueden hacer un viaje a Venezuela o a Cuba, a ver si allí encuentran 12 uvas frescas en algún sitio.


Pero la Navidad es esto, amar a tu prójimo, o intentarlo al menos, aunque algunos nos lo pongan muy difícil.


Si te gusta mi texto compártelo, es Navidad, pero no le quites mi nombre por favor, es el único pago que recibo.


Un aullido.

Fernando López-Mirones

www.ORCA-FILMS.blogspot.com

viernes, 30 de octubre de 2020

Los colores del otoño. Octubre 2020

 ¡Qué bonitos los árboles de todos los colores! Amarillos, rojos, verdes... todos viviendo a la vez y tan cercanos el uno al otro... de hoja caduca y perenne.


Es más bonito que ver tanto colorido que todo verde y todo igual.


Entonces porqué no podemos nosotros hacer lo mismo y vivir conjuntamente todos...  


Cuando tenemos la hoja caduca podremos encontrar a alguien de hoja perenne que nos acompañe, y viceversa.