sábado, 15 de noviembre de 2014

¿Qué necesidad tengo?

Madrid está muy lleno y no veo a nadie, camino por la calle y está solo, la gente tiene prisa, la gente ya no habla me pregunto... quisiera yo cambiar este Madrid tan triste por uno más alegre, hablar con mis vecinos (seguro que tenemos algo que contarnos), pero tenemos prisa, o es que nos da miedo que los demás descubran nuestras debilidades; ¿por qué siempre hablamos de las cosas como si fueran de otro, si son las mismas cosas que me pasan a mí? Quiero ser transparente aunque me critiquen, quiero tener amigos y no sé cómo hacerlo, gozamos de todos los medios de comunicación pero creo que no comunicamos, y hablar no es competir o no debería serlo. Cuando contamos algo queremos que los demás lo admitan como si fuera lo mejor y más auténtico que nadie ha contado y si alguien pone en duda lo que he dicho, discuto con él hasta que los demás crean y afirmen que yo tengo razón. Debemos competir en tolerancia, debemos competir en simpatía, debemos competir en humanidad y dejar la verdadera competición para mejorar día a día como seres humanos. ¡Para esto sí tengo necesidad!

No hay comentarios: