miércoles, 24 de agosto de 2011

¿Somos todos iguales?

Siempre nos acordamos de lo que tenemos cuando lo perdemos. ¿Por qué?

Tal vez es por miedo, a lo que sucederá, o a lo que no queremos que suceda.

A veces perdemos "oportunidades" (o tal vez "amenazas") a causa de nuestras "debilidades" (o tal vez "fortalezas"), si lo comparamos con el análisis DAFO del ámbito empresarial.

Es como si hablamos de microeconomía (la de la propia casa) o macroeconomía (la del país). No queremos arriesgar, pero queremos que todo salga bien, mejorar, ganar. Pero si arriesgamos y lo perdemos, nos hundimos. Nos vence la debilidad a la fortaleza.

Por ello, debemos fijarmos más en las oportunidades que tenemos dejando a un lado las amenazas (pero no ignorándolas).

Yo, espero que no vuelva a caer en la misma tentación, sin pensar primero en las oportunidades, y que éstas puedan vencer a las amenazas sin que ello afecte a mi factor interno, que no me venza la debilidad frente a la fortaleza.

PD: Dedicado a dos grandes amigos que ya no están con nosotros.

PD2: Sé que no se entiende bien mi parábola, pero no puedo explicarlo claramente. No quiero que me vuelva a vencer la debilidad.