jueves, 9 de diciembre de 2010

El mundo está loco

Nos hemos vuelto locos, no sé qué ocurre en el mundo, queremos ser independientes, tan independientes que no hay vida social. Somos contradictorios.

Estoy haciendo un trabajo muy dificultoso, que necesito mucho tiempo, en el que me dicen que se acabó la vida social, pero ¿qué vida social? ¿Qué es eso?

Pues luego me encuentro con que, el que me lo ha dicho, sigue teniendo la misma “vida social” que antes del trabajo, y yo me pregunto, estoy trabajando todo lo que puedo, y las dudas que me surgen no se me contestan, pero ¿no es un trabajo en equipo?

¿Qué le pasa a la gente de hoy en día, del siglo XXI? Es la enfermedad del siglo XXI, cada uno va a lo suyo… menos yo que voy a lo mío. Estamos locos. Nos volvemos locos haciendo vida “FaceSocial” y cuando nos encontramos en la calle, ni nos saludamos, ni nos hablamos. Parece que ya nos hemos escrito todo, y no sabemos qué decirnos. Y además vamos con prisa… Supongo que a conectarnos a la FaceSocial para poder escribir algo al que nos acabamos de encontrar.

Luego vamos a trabajar, nos encontramos con los compañeros/as de trabajo y si nos saludamos parece que nos hemos confundido. ¡Huy, qué he hecho? Pero si aquí sólo se viene a trabajar, no se viene a hacer relaciones sociales, para eso está el FaceSocial.

Y esas mismas personas que van a “trabajar” son las que menos hacen, se las apañan de algún modo que parece que trabajan, pero cuando las empiezas a conocer, lo único que quieren es que cada vez haya menos trabajo.

¿Qué es lo que quiero? ¿Qué es lo que queremos hoy en día? Ésta es la pregunta que deberíamos hacernos todos, pues cada día cambia. Es lógico que cada día queramos más y más, el ser humano es así, siempre queremos estar mejor de lo que estamos. Pero ¿en qué estamos pensando? ¿Queremos ser felices? Sí, por supuesto, pero esa felicidad dura… días, tal vez horas, e incluso a veces minutos o segundos.

El ser humano no sabe lo que quiere, estamos siempre cambiando de opinión. Siempre es un nuevo día. Pienso que tal vez despierte al día siguiente y me pregunte, a ver ¿qué quiero hoy?

No somos todos iguales, según dicen los psicólogos. Pero los estudios sociológicos demuestran que sí, que somos iguales, al menos estableciendo grupos sociológicos concretos. Eso sí, puede haber un grupo de 1, 2, 3… personas… tantos como nosotros queramos.

Pues nada, habrá seguir con la FaceVida, la FaceRelación, con los FaceAmigos, con el FaceTrabajo… y cuando salgamos a la calle a despejarnos de tanto FaceLoQueSea… no conozco a nadie, nadie existe con quién pueda hablar, mirar… simplemente salir con autonomía e independencia, y si quiero amigos, compañeros, socializarme… para eso está el FaceInternet.