jueves, 25 de marzo de 2010

Siempre hacia delante

Después de una tarde para recordar, con unos grandes amigos, que no recordaba que tenía. Me ha hecho reflexionar: nunca sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos.

Desde el accidente de la bici, aquel anillo verde nocturno, en el cual no pude llegar al final, porque desperté en el hospital. Esto ha sido el final y el principio de una vida. Aquí he sabido quién puede ser, y quién es amigo de verdad.

Dónde está la definición de amigo (del diccionario de la RAE, amistad “Afecto personal, puro y desinteresado, compartido con otra persona, que nace y se fortalece con el trato”), hay muchos grados de amistad, pero conseguir ser amigos como dice la RAE es muy difícil y mantenerlos es mucho más difícil.
Todos necesitamos de alguien, nadie quiere estar solo, pero todos queremos sentirnos bien y a gusto. Como decía la tercera vía de Santo Tomás de Aquino, todos somos contingentes, existimos pero podíamos no existir, el único que no es contingente es Dios. Así que debemos permanecer todos unidos, ser una gran familia y saber convivir, intentar convivir todos como grandes amigos y vencer esos retos y esos obstáculos que hay en la vida y que a veces nos los ponemos nosotros mismos. Y si necesitamos ayuda, pedirla, que es gratis. Y si podemos ayudar a alguien, ayudarle, que sea o no gratis, nos hace sentir mucho mejores, más animados y más ganas de “COMERSE EL MUNDO”.

Conclusión:

SIEMPRE HACIA ADELANTE: para atrás, ni para coger impulso.

Tenemos toda la vida por delante y no tenemos que desperdiciarla viviendo deprisa, sólo Dios saber cuando moriremos, pero mientras tenemos que disfrutar día a día con lo que tenemos y convivir con ello.

Si miramos para arriba, nos deprimimos, pero si miramos para abajo somos unos privilegiados. Total, que en el centro está la VIRTUD, o sea, nosotros/as. Así que ya sabéis, a seguir siendo VIRTUOSOS.

Besos y abrazos para todos mis AMIGOS