lunes, 21 de septiembre de 2009

Reflexiones

La vida es como los días. Cuando anochece, muere el día, para luego amanecer, renacer y brillar el sol todos los días.

Hay días nublados y días soleados.

Debemos empezar a vivir cada día hasta que el día muere y poder renacer todos los días brillando cada día más, y aprendiendo de los errores del pasado recordándolos para no volver a caer en los mismos errores y poder brillar cada vez más.

No hay comentarios: