sábado, 8 de noviembre de 2008

Mi extraña forma de correr

Parafraseando a Modestia aparte, con su canción Mi extraña forma de querer, quiero decir que después de haber empezado el curso académico de las carreras populares, parece que este año no me apunto a muchas, o llego tarde para coger dorsal..., quiero correr con tranquilidad. Ir a la Casa de Campo y salir a correr, o ir a una carrera y salir a correr.

Recordando tiempos pasados, cuando nos inscribíamos una hora, o media hora antes de cada carrera, gratuitas, salir a correr sin pulsómetros ni GPS, ni nada, ni con zapatillas de correr específicas siquiera. Antes hacíamos footing, empecé a correr y gimnasio para adelgazar, ahora no quiero (y creo que ni puedo, psicológicamente) dejarlo, volvería a engordar, y además me hace sentir bien.

Mi extraña forma de correr, porque cada uno tenemos nuestro estilo, y por más que hagamos series, técnica... mejoraremos algo pero seguiremos con nuestras posturas y manías al correr. Por un lado mejor, veo de lejos a la gente y la reconozco por la forma de correr (aunque también me puedo equivocar).

Pero desde que he conocido a tanta gente y tengo la oportunidad de ir a correr "en grupo", hay mucha diferencia de correr solo (más aburrido).

Cada cual tiene su porqué en la forma o en la base del empezar a correr, pero yo quería amistad, y al menos eso creo tenerlo durante unos minutos, cada vez que salgo a correr con gente "amiga".

Y luego cada uno a su casa a... descansar.

Al menos, a mí me ha venido mejor conocer a tanta gente para poder conocerme mejor a mí misma, pues creo que todavía no me conozco del todo.

Y veo que a cada uno nos pasa lo mismo, aunque tengamos más o menos capacidad... mental, atlética... o de cualquier tipo.

Bien se puede resumir, como me dijeron, "estamos todos igual", una frase que me anima, pues cuando nos confundimos, nos vemos todos de la misma forma, ¡qué mal nos sentimos!, pero vemos a otro que está en la misma situación y nos vemos reflejados... "esto me recuerda algo que ya lo he vivido".

Pienso demasiado en correr y en lo relativo al deporte, pero como otra frase de la 1ª carrera del orgullo: "El deporte es la única forma de cambiar el mundo".

Fuí a la carrera popular de la Caixa de Aluche (¡qué pena!, me perdí la de la droga después de tantos años haciéndola...) porque nunca la había corrido y quería probarla, no sabía si correr para mejorar mi marca o hacer tranquilamente. Me uní a otra chica que estaba empezando, y la verdad no se me hizo nada dura, y fue divertido ir hablando por el camino con tranquilidad.

Ahora creo que sólo quiero correr por correr, sin marcas a la vista (aunque si mejoro... pues mejor), pero correr acompañada y no sola, aunque a veces llego a casa entre semana y me apetece salir aunque sea sola.

Lo quiero es lo que queremos todos, sentirnos a gusto con nosotros mismos y con todo lo que nos rodea: la felicidad, tal como había soñado Huxley en Un mundo feliz.