martes, 25 de abril de 2017

PEREGRINACIÓN A FÁTIMA (22 – 23 de abril de 2017)

Como siempre y como con cualquier grupo, salí con miedo desde unos días antes del viaje, pero como me han dicho otras veces, no te eches para atrás una vez que te has apuntado, y otra frase que decía: hazlo aunque sea con miedo.

Así que fui, acompañada de mi amigo Jesucristo (JC), y por recomendación de Él y de “mi amigo” el Papa Francisco que dice que no nos encerremos que debemos salir, y así evangelizar con nuestros hechos a los demás.

El viaje en autobús siempre es cansado y largo pero estuvo entretenido: canciones varias, rosario, laudes, vísperas…

En Fátima no recuerdo ningún milagro hacia mí, es decir, no sentí nada especial, pero aprendí mucho. Aprender a convivir es continuo, nunca se termina de aprender eso, cada uno es diferente y debemos saber comportarnos y practicarlo en todas las ocasiones, a ser posible.

No conocía Fátima y me gustó mucho. Al ser peregrinación no vemos mucho como si fuéramos de turismo, pero vamos a encontrarnos con Dios lo primero. Me pareció como el Vaticano pero en más pequeño, por la forma que tiene.

Conocer la vida de los pastorcillos y visitar su casa en el Aljustrel fue emocionante. Algunas lágrimas se me cayeron al escuchar su historia.

A la vuelta siempre llevo unos días en mí el recuerdo de lo vivido y el pensamiento de qué debo hacer para mejorar mi vida siempre “mirando al Cielo pero con los pies en la tierra” (como me dijo un ex-sacerdote hace tiempo).

En definitiva, yo pienso que aunque actúe libremente, la conciencia de Dios no me deja hacer directamente lo que quiera yo, sino lo que Él quiere, o Él me permite.

miércoles, 11 de enero de 2017

El talento que caduca

Referencia: elcuentodenavidad.com

jueves, 29 de septiembre de 2016

Jubileo Catequistas 22-25/09/2016: Peregrinación a Roma


Siempre me vence el miedo unos días antes de que llegue el día, pero como dice el refrán, “hazlo aunque sea con miedo”.

Era un grupo muy familiar, éramos 22 peregrinos, creo recordar. Con todo muy controlado y sin apenas tiempo libre, con algunos cambios, porque siempre hay cosas que no salen como se planean pero en el fondo fue divertido, con un grupo muy acogedor y con el jubileo ganado; y las enseñanzas recogidas fueron muy buenas. Sólo falta ponerlas en práctica como siempre.

Dijo el Papa Francisco que lo importante no es caer, sino intentar levantarse y no quedarse ahí, seguir adelante.

Es como el globo que pongo siempre de ejemplo, cada vez lo inflamos más hasta que puede llegar a romperse. Intentemos soltar lo malo y quedarnos siempre con lo bueno para que ese globo no llegue a romperse.

Cada vez será más fina la piel y cada vez más sensible, pero los recuerdos buenos siempre conseguirán que no se rompa, y si llega a romperse, utilizamos esos recuerdos buenos como tiritas que nos ayudan a seguir adelante.

jueves, 18 de agosto de 2016


PEREGRINACIÓN – VACACIONES JULIO 2016

Como decía, creo recordar, el Papa Francisco, hay que hacer al menos una peregrinación al año.

Este año como me dolía el pie no lo hice andando, sino en coche, en plan “turigrino”.

Me dijeron que tenía que hacer al menos un triatlón en el mar, que está muy bien y es más fácil.

Así que empecé apuntándome al supersprint de Castellón de la plana del 3 de julio, el cortito, por el ser el primero en el mar y porque me dolía el pie, y ya de paso hago turismo y conozco la zona. Que de plano no tiene nada… bueno si lo comparas con Madrid, sí es bastante plano.

Al ir sola se hace más largo el tiempo, pero al estar entretenida viendo cosas nuevas, dejas menos tiempo a la cabeza para que dé vueltas a las antiguas.

Al final, el triatlón me salió bien, a pesar que nos tocó un día de oleaje, y que luego pusieron bandera roja para los bañistas. Así que si llega a haber bandera verde hacemos marca personal.

Qué gracioso que el tritraje se manchaba justo como si te hubieras meado, pero estábamos todos igual, entre la sal y la bici se quedaba la marca en las mallas del tritraje, porque la sal desgasta más la ropa.

Castellón de la Plana no es que sea pequeño, pero la gente es un poco “pasota” con el turismo cultural de su ciudad: no hay nada que ver, sólo playa y montaña. Catedral, parque, plaza de toros, placitas con monumentos... no les daban importancia. El tranvía era tipo autobús con líneas de la luz, era más “light” que el de Lisboa.

Fui a visitar la ciudad de las artes y las ciencias de Valencia, el casco histórico y la famosa playa del Sardinero.

Así que luego me dijeron de ver el “desierto de las palmas” (“desert les palmes”), donde había un monasterio de Carmelitas en ruinas y uno nuevo donde habitaban los pocos monjes y monjas que quedaban, y unas vistas muy bonitas. Se veían las ruinas de un castillo, y a lo lejos entre las montañas, el mar y Benicasim. Creo que lo llamaban, cerca de ahí, la “subida al Bartolo”, por un monje fray Bartolomé que hacía ese recorrido en el monasterio.

Pasé desde el coche por Oropesa, Marina d’or… y llegué a Morella, pueblo amurallado con un castillo, bonito, ya me lo recomendaron varios. Me dio pena ver una iglesia convertida en centro de salud y museo.

Pero al menos se rehabilita para otras cosas y se mantiene el edificio.

Pasé por Zaragoza para coger la Nacional II y volver a casa, al traumatólogo.

Me volví a peregrinar a Covadonga y alguna ruta por Asturias.

Aunque casi no podía caminar, creo que anduve casi lo mismo que haciendo al camino de Santiago, pero por ciudad, visitando nuevos lugares para mí.

No recordaba la cueva de Covadonga, así que recé por mí y por todos.

Pasé por Cangas de Onís, vi el puente y en dolmen y poco más y me fui a Vitoria, que no lo conocía y me gustó mucho. Debe ser la única ciudad española con dos catedrales en uso litúrgico, la Vieja y la Nueva, con rampas para subir al centro, a la almendra central, porque el casco histórico tiene forma de almendra.

Recordaba lo que decía Jesús en el Evangelio, cuando en un lugar no os acojan, sacudíos los zapatos y salid de él, no me sentí muy a gusto en Cangas de Onís y me fui para otro lugar. Pero sin reservar hotel, porque no sé dónde me iba a quedar, así que cuando llegaba a la ciudad para visitar, me costaba un poco dejar el coche en algún sitio y buscar un hotel. Y luego me relajaba y salía a visitar la ciudad. Fue una suerte ser el mes de julio, si hubiera sido agosto tal vez estaría todo más lleno. Y gracias a Dios, siempre.

Recordaba lo que nos contó el Padre Javier (el vasco), que Jesucristo era alavés, porque es Dios y hombre “alavés”.

Y me hizo gracia cuando un chico me enseñó la Casa del Obispo, y me dijo que fue la primera casa en “ocuparse”.

Me sorprendió cuando la gente, sea de la categoría que sea, más o menos adinerada, me habla de una forma agradable, preguntándome y respondiéndome con confianza, ya sea cuando fui a cenar al restaurante Sagartoki, un restaurante típico alavés pero algo caro, y cuando me habló el chico que le habían invitado los “okupas” a cenar. No sé que ve en mí la gente que me empieza a hablar agradablemente, y cuando me conocen de más de un año...

Recuerdo lo que me dijo "mi prejubilada" del trabajo, que debes hacer el bien a quien puedas y con quien estés, porque después te lo devolverán, aunque no sea de la misma persona, que, según me dijo, rara vez pasa, pero sí te lo devuelven por medio de otras personas que se te cruzarán en tu camino. Estamos todos caminando y nos encontramos, unos con otros, y tal vez volvamos a encontrarnos a los de antes o son otros los que nos crucemos. Paciencia, dejarse llevar… Dios, no me abandones.

Los alaveses son muy educados y respetan mucho a los ciclistas, el carril bici es para bicis y el peatonal para peatones, y ¡muchas bicis!

También hay un “paseo del colesterol” de unos 4 kilómetros hasta la basílica de Armentia, bonita, en una explanada grande.

Luego me fui a Pamplona, es bonito, pero me gustó menos, con sus murallas, su ciudadela (como la Barcelona) y animales sueltos en el parque de la ciudadela. Con la placita del Ayuntamiento donde dan el chupinazo, muy pequeña. Me dijeron que antes lo hacía en la Plaza del Castillo, una plaza principal de Pamplona, grande, pero por política se quedó en la otra plaza después.

Me fui para Logroño con una visita guiada, y ¡qué casualidad!, también tiene “paseo del colesterol”, bonito pero no me quedé porque estaba cansada, así que seguí bajando para Madrid.

Pasé por Santo Domingo de la Calzada, que tiene dos paradores de turismo, colegiata y torre.

Hice noche en Briviesca, un pueblo que tiene dos iglesias, un convento en venta y una de las iglesias en muy mal estado una parte de ella, por detrás de la sacristía, que me dejaron verlo, era bonita pero se veía que necesitaba restauración, que no podían hacerlo por falta de presupuesto.

Una de las iglesias de Briviesca es una excolegiata, como en Peñaranda de Duero, vi que el título de colegiata se puede perder.

Y ahí en Briviesca, que era la capital de la región de la Bureba, me acerqué a 8 kilómetros, al Santuario de Santa Casilda, que pertenece al pueblo de Salinillas de Bureba, donde está también la Cueva de San Vicente, el pozo blanco, milagroso para la fertilidad (si tiras una piedra y cae dentro del pozo el bebé es niño y si es teja lo que tiras y cae dentro el bebé es niña), y el pozo negro, milagroso para curaciones, que es ahí donde se curó la Santa de su enfermedad.

El cura del Santuario, que llevaba sólo dos meses ahí, porque el anterior cura se murió recientemente, lo explicaba muy bien y me enseñó y me explicó las reliquias de la Santa.

Así que hice peregrinación con ruta turística empezando por un Santuario y acabando en otro Santuario.

Ya bajando para Madrid, me desvié un poco a Atapuerca, pero no anduve mucho porque estaba cansada y me dolían los pies al andar, así que vi un poco sólo.

Y llegada a Madrid el día de Santiago, fui a la procesión del Santo y a la Misa.

Vuelta al trabajo y ahora el 22 de agosto tengo la radiografía y el 25 de agosto tengo el traumatólogo, para ver si me hace algo. No sé si será fascitis, pero no mucha, porque aunque cojeo puedo andar, me dijeron que había gente que no podía ni andar.

Y espero acabar bien todo esto.

CAMINO PRIMITIVO

(continuación del camino de San Salvador, junio 2015)

(10-24 Agosto 2015)

10/08/2015 à Albergue de Oviedo. “Las amistades del camino son profundas pero efímeras”, me dijo un compañero del camino, al empezar este camino primitivo. “Depende de cada uno”.

11/08/2015 à Albergue de Cabruñana. Albergues llenos, se han masificado todos los caminos, el del norte y el primitivo también, ahora que son itinerarios culturales europeos, va más gente. Ya no tienes que ir a tu ritmo, hay que madrugar y llegar antes al albergue, parece una carrera popular, y los últimos se quedan sin cama y a seguir hasta otro albergue.

“El deporte es lo único capaz de cambiar el mundo” (previsión de la publicidad de la carrera popular del orgullo, de hace varios años).

12/08/2015 à Albergue de Salas. Parece una carrera, ¡relájate! ¿qué me pasa? Jornada corta de 15 km., para relajar. Nunca había visto tanta gente en el camino, y quedarte sin albergue público. Cosa nueva para mí, ¿ansiedad? ¿multitud? ¡relájate!, como decía Paco Gilo.

13/08/2015 à Albergue de Tineo. Lluvia, se caminaba mejor con sol, y sin beber casi agua. Se me perdió la venda que me compré en el albergue anterior, en la farmacia. Pensaba que tal vez aprenda más de los chicos pero sea más divertido hablar con chicas, depende de muchas cosas. El siglo XXI es cada vez más individualista. ¿Por qué me decían a mí que no vaya sola, si todo el que me encuentro va solo (casi)? Barro y lluvia, pero no tanto como en Pajares. ¡Dios, ayúdame!

A la tercera va la vencida, el último camino y el año próximo a la playa, ¿el triatlón de Castellón?, tal vez.

Tercera jornada más tranquila, no me ha dado la ansiedad de ayer.

Pensar en estas vacaciones de este momento, llegar a trabajar,  silencio… pasar de todos, como me dijo Paco Gilo. ¡Qué difícil es todo!

¡Dios, ayúdame!

14/08/2015 à Albergue de Pola de Allande. ¿Es duro el camino? No más que la cabeza, si no eres cabezota y te rindes antes, a no ser que sea por fuerza mayor. (Como la cabezonería del maratón). Y como la vida misma, es un símil.

Competiciones por llegar a los albergues y muchos peregrinos.

Como dijeron en el albergue de Salas, antes podías pedirle al cura que no tenías donde dormir, ahora te manda a la mierda. Y si eres chica más, ni lo sueñes, pedirle nada.

15/08/2015 à Albergue de Berducedo. Me esperó toda la subida y bajada del puerto del Palo, el asturiano de Tineo que conocí ayer. Y luego él siguió más adelante. Recordaba al extremeño del camino de San Salvador, que preguntaba por mí en los albergues, si había llegado.

Gente con tienda de campaña, habría que pensárselo.

16/08/2015 à Subo mejor que bajo. Jornada aburrida, tantas eses bajando, aburre tanta montaña, como cuando llevas varios km por carretera. ¿Somos todos raros para los demás? Cuando no hemos pasado por esas situaciones.

A veces no sé qué escribir, no sé qué contarte, Dios mío, tú lo sabes todo y me gustaría que me hablaras claramente, porque muchas veces (o casi siempre) no sé qué me quieres decir.

Soledad y en grupo, es realmente distinto, sobre todo por la convivencia y la relación con los demás, edad y sexo, todo influye, y no debería ser así. ¡Dios, ayúdame!

17/08/2015 à Albergue privado de Fonsagrada. Grupo con buen ambiente, comida y cena en grupo. Hay misa del peregrino en el pueblo, pero justo los lunes no hay por descanso del cura, que lleva 7 pueblos. Estaba con otros dos italianos sólo, hablando con ellos. Hay muchos italianos en el camino, o sea, que están en forma deportivamente/salud, y suelen ser católicos también.

18/082015 à Albergue de Castroverde. El albergue de Cadavo tenía 5 plazas libres y el de Castroverde 10. Nos fuimos unos pocos a Castroverde y nos repartimos el grupito de los compañeros desde Oviedo.
19/08/2015 à Albergue de Lugo. ¿Sola? Más chicos que chicas. Más chicas extranjeras que españolas. Visité la catedral y varias iglesias y museos, estatuas… la iglesia de San Froilán (el patrón de Lugo).

20/08/2015 à Albergue privado de Ponte Ferreiro. Me gustaría hacer Finisterre-Muxía, pero creo que será mejor dejar descansar los pies, y buscar, lo primero, billete de vuelta, y dejar el camino de Santiago para que lo hagan otros que no lo han hecho todavía, y no hacerlo más veces.

Ya he visitado al Señor y al Criado, ahora que vayan otros, y no sea tan multitudinario.

Lo que menos me gusta es que cada vez haya más turigrinos, y menos peregrinos de verdad. ¿Seré tan rara?

21/08/2015 à Albergue privado de Boente. Con piscina y bañito. Previa comida en Melide del pulpo de Casa Ezequiel.

Siempre merece la pena conocer a alguien, aunque dure un segundo, siempre puedes conocer cosas buenas, me lo dijo Pedro, el de Alicante.

Camino totalmente diferente al anterior, buenas enseñanzas. Hay que saber llevarlas a cabo.

22/08/2015 à Albergue de Pedrouzo. Cabeza de ratón, cola de dragón, la mayoría de las veces lo segundo.

Sangre, sudor y lágrimas, me ha costado llegar a Santiago. Al final me vino la regla, el día 21/08/2015.

23/08/2015 à Se me perdió la gymbag de trivoluntarios en el albergue anterior de Boente, la lavé porque olía mal y ya no sé qué pasó.

Mucha suciedad en la reja de las cruces antes de llegar a San Paio. Recuerdo lo que me dijo el de Logroño la otra vez. Que cada vez le gustaba menos el camino.

Llego a Santiago y no consigo encontrarme. Dios, ayúdame, a subir la autoestima, y que los demás también me quieran.

Crismón omega alfa de la puerta de la catedral de Santiago de la plaza de Platerías. El fin es el principio. El fin de un camino es el principio del otro (de la vida).

24/08/2015 à ¡Qué casualidad! Coincido en el mismo autobús y asientos con Óscar, el chico de Madrid, del Moscardó.

¡Dios, ayúdame! ¿Qué significa esto?

Cuántas más piedras encuentre en mi camino, más grande construiré y mi castillo.

Las vieiras en Asturias había que seguirlas por el lado estrecho, y el resto del camino por el lado ancho. No tienen ni idea nadie de porqué es así. Además de las flechas amarillas.

León a Oviedo (Camino de San Salvador) – 17 al 24 de junio de 2015

17/6/2015 León

Camino solitario, no va mucha gente, casi nadie o nadie, mejor no quedarse sin batería en el móvil, porque estamos en montaña. Bien señalizado pero muy solitario.

Iglesia de San Isidoro de León (exposición permanente del Santísimo).

18/6/2015 León-La Robla

¿Soledad? Sólo me he cruzado con un peregrino italiano, que iba más rápido que yo.

Quiero llegar a Oviedo. Quiero sobrevivir a este Camino, y saber que puedo hacerlo y debo llegar. Debo demostrar que yo sola puedo cruzar los puertos leonés y asturianos.

Me imagino que cuando llegue a la catedral de San Salvador (espero), me emocionaré más que en Santiago.

Después de esta experiencia, sigo o no sigo haciendo caminos, mis pies, comentarios de la gente ¿???

19/6/2015 La Robla – Buiza – Poladura de la Tercia

Caminante no hay camino, se hace camino al andar (Juan Ramón Jiménez)…

Llegar a la tierra prometida después de 40 años en el desierto de mi vida. Ir a ver al Señor a la catedral de San Salvador, todo por Ti, todo por Tu Amor.

Quiero llegar antes de cumplir los 40, así he visitado al Criado y al Señor, a Santiago y al Señor, y entrar en la tierra prometida.

20/6/2015 Poladura de la Tercia – Pajares

Pasando el ganado tranquilamente, las vacas mansas se apartan solas cuando te ven.

Pasamos cerca del pueblo leonés de Folledo y atravesamos el Collado el Coito.

Bonita la cruz de San Salvador un poco antes de llegar al pico la Tusa (pesa 250 kg., subido entre 4-5 personas).

Tengo que llegar a Oviedo para demostrar que lo puedo hacer sola (con ayuda del Señor siempre).

Somos 4 peregrinos que me haya encontrado a la vez, un italiano que tal vez ya esté en Oviedo, un francés que se lo hacía al revés, en sentido contrario, me lo encontré en el albergue de La Robla, y se hizo los 40 km desde Pajares, dos jornada en un día, y el extremeño y yo… y ya nos tienen fichados para saber más o menos cuando llegamos al siguiente albergue.

Tiré una par de calcetines embarrados en el albergue de Pajares (después de 4 caídas en el barro).

21/6/2015 Pajares – Pola de Lena

Bajadita de Pajares pa’recordar. Este camino es más duro que el francés a Santiago, pero los pocos peregrinos que vamos nos tratan como si estuviéramos en casa, toma la llave y la devuelves de tal forma. No hay ningún agobio de gente, ésta es la verdadera soledad del peregrino, y peregrino como tal, con dos jornadas sin víveres, si no los compras antes o avisas para cenar.

Tipo Forrest Gump, sólo andar, comer cuando tienes hambre y dormir en los albergues, para recuperar y volver a andar al día siguiente, y poco más.

Pueblos pequeños sin nada de comercios ni supermercados. Cuando vuelva a Madrid no me olvidaré de abrir y cerrar cancelas, para pasar de un camino a otro (jajaja).

Este camino no está hecho para ser multitudinario. Si lo quieren comercializar como en francés, deberían de cambiar algo del recorrido.

A los habitantes de los pueblos les gusta más así a que se comercialice como el francés. Es como si tuvieras que vivir como vive realmente un peregrino (más los pocos albergues creados para este fin).

A 26 km en 10 horas, más o menos, vaya récord por montaña a 2 km/h.

Como somos 4, preguntamos en los albergues por los demás.

El extremeño preguntó por mí si había llegado al albergue de Pola de Lena. Y en Pajares también habló de mí el italiano, según la hospitalera.

22/6/2015 Pola de Lena – Mieres – Oviedo

Al final parto en dos esta jornada, en el camino francés hice jornada y media 2 veces, y aquí hago una jornada en 2 días, así que éste es más duro.

El albergue de Mieres abre a las 17 horas… pues no sé si partirlo en dos o seguir hasta Oviedo. ¿??

Al final no lo partí en dos, me dio mala espina en Mieres al llegar al albergue pronto, y continué y llegué al albergue de Oviedo a las 20:30 horas. Llamé antes y no había plazas, pero cuando llegué había una plaza y me la quedé.

Cuando salí de Mieres, después de tomar algo en un bar antes de la subida, me habló un hombre del pueblo que me vio luego arriba de El Padrún y me invitó a otra cerveza. Y bajando El Padrún me llamó el del albergue de Mieres, pero le dije que ya iba hacía Oviedo.

En el Alto de El Padrún me invitaron a una cerveza y hablé un poco con un par de hombres y pude seguir mejor después de ese avituallamiento, y después de la última cima, antes de entrar a Oviedo me tomé una botella de sidra que me ayudó a llegar al albergue.

Al final no continúo, de momento con el primitivo, porque no tengo días de vacaciones y la vuelta a Madrid no hay comunicación hasta Lugo y no me da tiempo.

Me quedo en Oviedo un par de días y así lo conozco. Mañana voy a sellar a la catedral, a verla y ver el Santo Sudario. Y ver cuando puedo coger los billetes de vuelta a Madrid.

23/6/2015 Oviedo

No me da tiempo de seguir a Santiago o Lugo, y en pueblos intermedios no hay medio de transporte para Madrid. Me quedo a visitar Oviedo, y hoy por fin a la catedral, a visitar al Señor.

Esta vez el sentimiento de recuerdo ha sido por la noche ha sido por la noche, que casi no he podido dormir. No como la otra vez, que el recuerdo fue durante la jornada de entrada a Santiago.

Fiestas de San Juan, en la plaza de la catedral (teatro y hoguera), con unos cuantos palés en el centro de la plaza, se supone que para quemarlos en la hoguera.

En Santiago llegué la víspera de San Francisco de Asís, con la tuna tocando en la plaza del Obradoiro por la noche, y en Oviedo llegué la víspera de San Juan, con las fiestas de las hogueras y las gaitas asturianas, y tocando a cada hora del reloj la canción de Asturias.

Vuelta a Madrid en tren, paso por los mismos pueblos del camino, qué recuerdos, volviendo a ver el camino recorrido a pie.

Es increíble, emocionante, maravilloso el recordarlo, sin el sufrimiento del dolor de los dedos del pie, pero pensando que es más gratificante, en el fondo, recorrerlo a pie.